El cardo ecológico

Cardo es el nombre común de varias plantas de la familia de las Asteráceas o Compuestas, con más de un millar de géneros y más de 20.000 especies de las que muy pocas son cultivadas. Esta familia, cuyo nombre actual deriva del griego Aster (estrella), se caracteriza porque sus flores se forman por la fusión de cientos e incluso miles de flores diminutas, como es el caso del girasol, y tienen hojas y ramas espinosas. La familia incluye hortalizas de diversas especies: de hoja (achicoria, lechuga, endibia, escarola), de flor (alcachofa) o de tallo (cardo). Una característica común en muchas de estas plantas es que sus tejidos contienen abundante látex.

Fertilizantes ecológicos

Tipos de fertilizantes:

– Estiércol: fertilizante orgánico base. Es fresco cuando se reconoce la cama de las deyecciones, si no es estiércol maduro o hecho. Debe ser mineralizado para ser asimilado por las plantas por lo que hace efecto tarde y durante cierto tiempo. Contiene muchos microorganismos, hormonas, antibióticos y vitaminas.

Se aportará, en suelo franco-arcilloso unas 40t/ha para aumentar la fertilidad del suelo, y unas 30t/ha para conservarla.

El cultivo del tomate ecológico

Cultivados en nuestro huerto los tomates nos dan lo mejor de sí mismos cuando han madurado al sol en la propia planta.
Disponer de un espacio donde cultivar nuestros alimentos empieza a valorarse como un elemento que puede ofrecernos una mayor calidad de vida, auque resulta triste observar como la mayoría de horticultores, ya sean aficionados o profesionales hacen un uso indiscriminado de abonos químicos insecticidas y herbicidas para cultivar unas simples matas de tomates, cuando podría hacerse fácilmente utilizando técnicas ecológicas siempre más respetuosas con la salud y el medio ambiente.

Abonos verdes

Una de las técnicas de cultivo ecológico que puede permitirnos mantener altos niveles de fertilidad en nuestro huerto y reducir las necesidades de incorporación de composta consiste en realizar regularmente siembras de abono verde. Las plantas forrajeras, gramíneas e incluso la flora espontánea, cultivadas como abono verde, mantienen o incrementan la actividad biológica de la tierra, desintoxicándola y aportándole nuevos nutrientes. En algunos casos resultara también muy interesante el aporte nitrogenado de las leguminosas.

Col Kale

En Estados Unidos está incluso en la sopa, y nunca mejor dicho, puesto que todos los restaurantes con conciencia de salud, sean vegetarianos o no, ofrecen opciones con este vegetal como principal ingrediente. Incluso le han dedicado un día del año: el primer miércoles de octubre celebran el National Kale Day.

Querer es poder

Cuando lo que tenemos enfrente son monstruos gigantescos con enormes tentáculos, multinacionales, lobbies y gobiernos cómplices, tendemos a pensar que no podemos hacer nada contra ellos, y no somos conscientes de que son ellos los que nos necesitan para mantenerse. Nos venden la comida esa que nos envenena, para luego hacernos dependientes de sus fármacos que no curan te hacen crónico, cliente de por vida.

Compañeros de huerta

 Se acerca la primavera y donde apenas se ven brotes y fauna en poco tiempo habrá una explosión de flores y vida. En el huerto contamos con unos aliados en la lucha contra insectos dañinos, muchos pasan desapercibidos. Diminutas criaturas nocturnas y diurnas que combaten plagas o polinizan nuestras plantas logrando mejores cosechas.